¿Quieres dar un paseo por los castillos de Praga más bellos? Increíbles construcciones llenas de historias, misticismo y belleza. Si algo caracteriza a la capital de la República Checa, es la increíble arquitectura de su capital. 

También conocida como la Ciudad Dorada o la Ciudad de las Cien Torres, Praga está llena de magia y encanto. Cada rincón parece haber sido sacado de un cuento de hadas, con ese aire medieval que inunda todas sus calles. 

Tiendas alegremente decoradas, restaurantes modernos que cuidan cada detalle, marcas de alta costura y primera categoría. En Praga encontramos el equilibrio perfecto entre la majestuosidad de épocas pasadas y el brillo de la era moderna. 

Por qué hay tantos castillos en Praga

La historia de la región de Bohemia se remonta hace más de un milenio. Una historia que ha estado marcada por numerosos cambios políticos, sociales y culturales, que han enriquecido su patrimonio arquitectónico. Especialmente, como hogar de familias aristocráticas, quienes por su paso en la ciudad, dejaron increíbles palacios y castillos, a lo largo y ancho del territorio. 

Todas esas construcciones, cada una con un estilo propio, convierten a Praga en un auténtico tesoro transitable. Cualquier viajero encontrará en la ciudad un rincón para deleitarse, soñar, y forjar recuerdos inolvidables. 

Los castillos de Praga más bellos

Perspectiva del Castillo de Praga

Praga es el lugar ideal para esos viajeros amantes de la arquitectura medieval, los aficionados a la historia, o simplemente, los turistas que disfrutan de la belleza. En Ocio Hoteles recopilamos los castillos más impresionantes, esos de visita obligatoria en un viaje por esta magnífica ciudad. 

Castillo de Praga

Esta enorme construcción está sin duda entre los castillos de Praga más bellos. La joya más prominente de la ciudad, con el récord Guiness de ser el castillo más grande del mundo. 

Ubicado sobre una colina frente al río Moldava, la estampa de esta construcción es el corazón de la ciudad. Y aunque ofrece unas increíbles vistas del casco antiguo de la capital checa, la verdad es que es mucho más que un mirador o un adorno de postal.

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad, por su importante valor histórico y arquitectónico, ya que alberga edificios góticos, renacentistas y barrocos. Está dominado principalmente por la Catedral de San Vito. Pero sus palacetes, palacios y patios, albergan museos, entre los cuales destaca la exhibición de joyas de la corona

Los jardines reales merecen al menos un paseo, al igual que el opulento Callejón de Oro. ¡Eso sí! Imprescindibles las vistas que ofrece la cima del castillo al resto de Praga. 

Castillo de Křivoklát

En las cercanías de Praga, dentro de la reserva natural protegida de Křivoklát, y en medio de un entorno de vegetación y fauna envidiables, se encuentra esta edificación. Un enorme castillo del siglo XIII, cuya torre más alta mide 59 metros de altura.  

Sin duda, sus vistas panorámicas son espectaculares, con ese paisaje natural que parece sacado de un relato bucólico. Pero, aunque su exterior sea impresionante, en el interior también resguarda grandes atracciones. 

Como por ejemplo, el Salón del Rey por el que transitaron numerosos reyes de la historia, la Capilla Real con techo abovedado de estrellas. Y, sobre todo, su impresionante biblioteca que guarda más de 52.000 volúmenes

Castillo de Karlštejn

Perspectiva del Castillo de Karlštejn

El castillo de Karlštejn se encuentra a 32 kilómetros de Praga, aproximadamente a una media hora de la capital, y en un pueblito del mismo nombre. Posee un estilo gótico con algunos añadidos renacentistas, y una torre de 60 metros de altura. 

Este castillo fue construido por el emperador Carlos IV a mediados del siglo XIV. Para llegar a él, hay que hacer un agradable paseo a través de un exuberante bosque verde. Un entorno donde es muy fácil imaginarse hadas y princesas encantadas. 

Sin embargo, aunque sus alrededores son impresionantes, y llegar hasta él es una atracción en sí misma, dentro del castillo aún queda mucho por ver. La Capilla de la Santa Cruz tiene una impresionante colección de joyas del Sacro Imperio Romano. Incluso, la misma capilla está decorada con piedras semipreciosas y pinturas de tabla. 

Otro gran atractivo son los duplicados de las Joyas Reales Checas, que incluso pueden tocarse y apreciarse detalladamente. 

Castillo de Konopiště

Vista aérea del Castillo de Konopiště

Tres torres ordenadas simétricamente, multitud de escaleras y puentes levadizos, caracterizan al Castillo de Konopiště. Una majestuosa construcción que fue fundada como una fortaleza gótica con inspiración francesa.

Está ubicado a 40 kilómetros de Praga, en el interior de un enigmático bosque, a orillas de un lago que parece estar encantado. Su belleza y su propietario, el célebre archiduque Franz Ferdinand de Austria, lo han convertido en una de las atracciones turísticas más importantes de República Checa. 

Los cuartos residenciales, exquisitamente decorados, los jardines con invernaderos italianos de estilo renacentista, y sus salones de fiesta ideales para bodas, lo convierten en un encantador destino para cualquiera. 

Castillo de Český Šternberk

Perspectiva del Castillo de Český Šternberk

El castillo de Český Šternberk se alza con una silueta amenazante, en lo alto de una rocosa colina, junto al río Sázava. Se encuentra a menos de una hora en coche de Praga, y es la joya de la región de Posázaví

Un poeta romántico lo llamó una vez la perla de Posázaví, y sin duda, es una excelente descripción para esta fortaleza gótica, construida a mediados del siglo XIII. Esta especial edificación, aún conserva el ímpetu de su pasado. En épocas antiguas, fue una de las fortalezas más poderosas de Bohemia. 

Actualmente, está abierta al público, con habitaciones restauradas, salones del rey, comedores, y una maravillosa biblioteca. Aún así, el tesoro más invaluable es una impresionante colección única que contiene 545 piezas de calcografía del periodo de la guerra de los 30 años

Y así concluimos este recorrido por los castillos de Praga más bellos. Un paseo por distintas épocas de la historia, y estilos arquitectónicos diversos, que son un importante patrimonio para República Checa. Y además,  una gran aventura para cualquier viajero, amante de la cultura y la belleza, que decida aventurarse a conocerla. 

¡Conoce los castillos de Praga más bellos con Ocio Hoteles!

Pin It on Pinterest