951 204 220

Te invitamos a conocer el Palacio Real de Nápoles, una joya de esta importante ciudad italiana. Se trata de un imponente edificio histórico, abierto a los turistas para la exploración de los antiguos apartamentos que conservan su decoración original.

La mayor parte de la construcción está dedicada a la Biblioteca Nacional. Sin embargo, el ala más antigua del palacio es un museo, que nos da un paseo por la historia entre los siglos XVII y XIX. Todas las instalaciones conservan gran parte del estilo y mobiliario originales, otorgando un vistazo muy preciso de cómo vivía la monarquía en esa época.

Plaza del Palacio Real de Nápoles

Un poco de historia sobre el Palacio Real de Nápoles

Ubicado en la Plaza del Plebiscito, el Palacio Real de Nápoles es un símbolo muy importante de la ciudad. Ha servido como residencia de la familia real durante siglos, y se conserva de una manera increíble.

Sobre su construcción

Su construcción empezó en el año 1.600 por orden de Fernando Ruiz de Castro, para recibir al rey Felipe II de España, aunque la visita nunca llegó a concretarse. Incluso se dice que el virrey Fernando Ruiz de Castro sabía que el Rey Felipe II nunca concretaría la visita. Pero de igual forma mandó a construir el palacio para satisfacer sus lujosos deseos. 

El proyecto fue encargado al célebre arquitecto de la época Domenico Fontana, quien era uno de los profesionales más prestigiosos de aquel entonces. Fue él quien diseñó el increíble palacio con estilo renacentista, y una plaza en frente que sirviera para desfiles y otros eventos.

Personalidades como Battistello Caracciolo y Belisario Corenzio, se encargaron de la lujosa y sofisticada decoración interior del palacio. De esta forma lo transformaron en un símbolo de elegancia y riqueza para la región. 

En la época de los Borbones

En los siguientes siglos el Palacio Real de Nápoles tuvo ciertas modificaciones. Carlos III de Borbón amplió el edificio hacia el mar, además de re decorar las salas interiores con estilo barroco. El también célebre Antonio Vaccaro, fue el responsable de este proyecto.

Luego de un incendio a mediados del siglo XIX, específicamente en 1837, fue Fernando II de Borbón quien modernizó el Palacio Real. Para hacerlo, contrató a los arquitectos Luigi Vanvitelli y Gaetano Genovese, quienes renovaron el castillo con un estilo neoclásico. A ellos le debemos la maravillosa Escalera de Honor de Mármol, ubicada en la entrada del palacio, y la famosa Ala delle feste. 

En la actualidad

A finales del siglo XIX, la fachada del Palacio Real de Nápoles fue adornada con diversas estatuas de los principales reyes de la ciudad. Unas décadas más tarde, pasó a ser parte del estado, y en 1919 se convirtió en sede de la Biblioteca Nacional. 

Con el boom turístico, sus instalaciones fueron convertidas en museos abiertos al público. Gracias a esta iniciativa, podemos viajar en el tiempo a través de sus lujosas salas, y su invaluable decoración.

Conocer el Palacio Real de Nápoles 

Imponentes salones, un mobiliario lujoso que era lo más sofisticado para la época, y magníficas obras de arte, son solo algunas de las características que hacen que conocer el Palacio Real de Nápoles sea una prioridad.

En Ocio Hoteles queremos darte un recorrido por los lugares más interesantes del palacio. ¡Acompáñanos!

Gran Escalera de Honor 

La Gran Escalera de Honor es una de las atracciones más bellas e imponentes dentro del palacio. Se trata de una gigantesca escalera de mármol policromado, con estatuas enmarcadas con estucos.

Están iluminadas gracias a cinco ventanales que se abren alrededor, con vistas a un jardín interior que crea un maravilloso juego de luces y sombra sobre la estancia.

Escaleras en el Palacio Real de Nápoles

Capilla Palatina 

Es la capilla principal del palacio, y alberga una preciosa representación de la Asunción de María pintada en un fresco del techo por el talentoso Domenico Morelli. 

El Altar Mayor está decorado con onix, jaspe, lapislázuli, amatista y ágata. Esta combinación de piedras preciosas y semipreciosas convierten la capilla en un verdadero espectáculo.

Salón d’Ercole 

Este era el lugar predilecto de las fiestas de la realeza. Allí se realizaban los bailes y las recepciones más exclusivas de Nápoles y buena parte de Europa. 

En esta sala pueden observarse los exquisitos decorados de la época. Sin embargo, el punto focal son los tapices de la serie “Amore e Psiche”, elaborados por la Real Fábrica de Nápoles.

Jardín Colgante

Finalmente, el mejor lugar para concluir la exploración dentro del palacio, es el Jardín Colgante que se encuentra en la azotea. 

Desde allí se pueden disfrutar increíbles vistas al mar y al monte Vesubio. Además, encontrarás bancos de mármol para sentarte a descansar, mientras numerosos setos de flores te rodean. El broche de oro perfecto para cerrar el recorrido.

Vistas en el Jardín Colgante

Alrededor del Palacio Real de Nápoles 

Los patios que rodean al palacio pueden transitarse de manera gratuita. El Patio de Honor, el Patio de los Carruajes, el Patio de Belvedere, y los impresionantes Jardines Reales.

En los Jardines Reales encontraremos un parque lleno de estatuas, “caminos secretos” y avenidas, con un impecable estilo de jardín inglés. Ideal para un paseo al atardecer.

Estatuas en la entrada del Palacio

Plaza del Plebiscito

La Plaza del Plebiscito es el enorme espacio que rodea al Palacio Real de Nápoles. Se trata de una plaza de 2.500 metros cuadrados, donde se encuentran los edificios más importantes y emblemáticos de la ciudad. 

Justo al frente del Palacio Real, se encuentra la imponente Basílica de San Francisco de Paula, con una fachada de estilo neoclásico que destaca a primera vista. Muy cerca de esta plaza también se encuentran importantes puntos de interés cómo el Teatro San Carlos, la Vía Toledo y el enigmático Castillo del Huevo.

Actualmente, la plaza es la protagonista principal de los grandes eventos que ocurren en la ciudad de Nápoles. Conciertos, ferias, exposiciones al aire libre, y un sinfín de sucesos culturales, tienen lugar durante todo el año. 

Sin embargo, cualquier momento es idóneo para dar un paseo por sus alrededores, porque siempre habrá alguna curiosidad para explorar.

De esta forma llegamos al final del recorrido. Conocer el Palacio Real de Nápoles es sin duda una experiencia increíble, llena de arte, historia y belleza.

¡Conoce las maravillas de Nápoles con Reservas Ocio Hoteles!

Pin It on Pinterest