951 204 220

Viajar a Mallorca en invierno es conocer de primera mano a la joya del Mediterráneo Occidental en todo su esplendor. Sin multitudes que te hagan pensarlo dos veces. Mallorca es el lugar de veraneo de muchas celebridades y empresarios durante los soleados meses de verano. Sin embargo, es aún mejor en invierno donde tendrás los lugares más espectaculares solo para ti.

Es cierto que sumergirse en las aguas azules puede estar un poco más abajo en la agenda en febrero que en agosto. Pero, habrán temperaturas invernales no muy diferentes a las de la primavera en el norte de Europa y muchos días soleados fuera de temporada. Hay muchas razones para seguir regresando una vez que las multitudes de verano se han ido a casa.

Palma de Mallorca - Casto histórico

La siempre popular estrella del Mediterráneo, Mallorca tiene una personalidad soleada gracias a sus encantadoras playas. Con vistas azules, sus remotas montañas y sus conmovedores pueblos quedarás fascinado. 

Para los excursionistas y ciclistas, son los formidables acantilados de piedra caliza de la Sierra de Tramuntana los que ilusionan. Además, la gama de paisajes y monumentos representan una opción única para escapadas románticas o viajes familiares. No esperes más y ven a conocer este paraíso.

Vista panorámica sobre el puente en Mallorca

Actividades para disfrutar de tu viaje a Mallorca en invierno

Sobran las actividades al viajar a Mallorca en invierno, a donde quiera que vayas en tu viaje Mallorca no te dejará de seducir. Las caminatas a los monasterios de las cimas de las colinas, o pedalear a través de los pueblos de piedra de miel. Incluso puedes sentarse bajo un cielo nocturno y grabar en la memoria los paisajes líricos de Mallorca.

Atento a esta lista de recomendaciones elaboradas por el equipo de opinión Ocio Hoteles y descubre las fantásticas oportunidades que ofrece esta hermosa isla durante la época invernal.

Escalar la Sierra de Tramuntana

Lejos de las estaciones turísticas de verano, la sierra de Tramuntana de Mallorca sigue siendo un tesoro por descubrir para muchos visitantes. Abarca toda la costa noroeste de la isla, desde Andratx en el sur hasta el esplendor escultórico de la península de Formentor en el norte. 

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011, el macizo cuenta con seis picos de más de 1.000 metros de altitud y muchos más por debajo. Para aquellos con presupuestos más holgados muchos de los hoteles y casas de huéspedes en las montañas permanecen abiertos todo el invierno.

Sierra de Mallorca con el Mediterráneo al fondo

Escapada a Palma

Mallorca y la capital regional de las Islas Baleares, Palma, son a menudo pasadas por alto por el turista. Se apresura a alejarse del aeropuerto y a ir directamente a la playa. Sin embargo, se están perdiendo una delicia. Con una población permanente de casi medio millón de habitantes, Palma tiene el mismo bullicio en sus calles, tanto en invierno como en verano.

Se puede pasear por el laberinto de calles en el bien conservado casco antiguo medieval que rodea la catedral de La Seu con vistas al Mediterráneo. Y a su vez, visitar al palacio de verano del Rey de España. Echa un vistazo al moderno barrio de Santa Catalina, un vibrante centro cultural en diversos sectores de la ciudad. Alberga algunos de los mejores bares y modernos restaurantes de fusión.

Paseo Marítimo de Mallorca

Catedral de Mallorca

La gran Catedral de Palma, conocida como La Seu, es el mayor hito arquitectónico de la ciudad. Además, su escala y su indudable belleza, sus impresionantes características interiores. Diseñadas por Antoni Gaudí y el renombrado artista contemporáneo Miquel Barceló, lo convierten en una catedral única en el mundo. 

Esta impresionante estructura es predominantemente gótica, aparte de la fachada principal, que es sorprendente, bastante bella y completamente mestiza y cosmopolita.

Interior de la Catedral de Mallorca

Palau de l’Almudaina

Originalmente una fortaleza islámica, el Palau de l’Almudaina es una poderosa construcción frente a la catedral que fue convertida en residencia de los monarcas mallorquines a finales del siglo XIII. 

El Rey de España aún reside aquí, al menos simbólicamente. La familia real no suele residir en el palacio, a excepción de las ceremonias ocasionales. También se puede pasear por una serie de cavernosas habitaciones con paredes de piedra que han sido profusamente decoradas.

Vista Panorámica del Palau de Almudaina

Monasterio de Lluc

Entrando por un jardín de claustro, el Monasterio de Lluc es un enorme complejo que data en su mayoría de los siglos XVII y XVIII.

Del imponente patio central se alza la gran fachada de la basílica de finales del Renacimiento. Detrás de la cual hay un bello retablo de Jaume Blanquer; la estatuilla de la Virgen María y del Niño Jesús. La iglesia fue reformada a principios del siglo XX en estilo barroco, según los planos de Gaudí.

Panorámica del Monasterio de Lluc

Palau March

El Palau March era una de las varias residencias de la familia del mismo nombre. Esculturas de grandes figuras del siglo XX como Henry Moore, Auguste Rodin, Barbara Hepworth y Eduardo Chillida adornan la terraza exterior. 

En su interior se encuentran muchos más tesoros artísticos de luminarias del arte español como Salvador Dalí y los barceloneses Josep Maria Sert y Xavier Corberó. No hay que perderse las figuras meticulosamente trabajadas de un belén napolitano del siglo XVIII.

Fachada del Palau March

Pollèntia

Las fascinantes ruinas de la ciudad romana de Pollèntia se encuentran justo fuera de las murallas de Alcúdia. Fundada alrededor del año 70 antes de Cristo. Fue la principal ciudad de Roma en Mallorca y es el yacimiento arqueológico más importante de la isla. 

Pollèntia alcanzó su apogeo en los siglos I y II después de Cristo y cubrió hasta 20 hectáreas – su extensión geográfica. Sugiere que era una ciudad de cierta escala y sustancia.

Vista panorámica de Pollentia

Gastronomía en Mallorca durante tu viaje invernal

No podíamos terminar las recomendaciones al viajar a Mallorca  en invierno sin hablar de la espectacular oferta gastronómica de la isla, y es que comer en Palma nunca ha sido tan emocionante. Sus chefs añaden una pizca de creatividad y especias a la escena culinaria de la ciudad. 

En el interior, los restaurantes ofrecen platos espectaculares, como el asado de cochinillo a la brasa, acompañándolos con deliciosos vinos. En la costa, los bistros mantienen los sabores limpios, brillantes y sencillos, sirviendo la pesca del día con grandes vistas al mar. No dejes de probar platos como la coca de trampó, el tumbet, el arr`s brut o la esquixada de bacalao. ¡Sin olvidarnos de su deliciosa sobradasa y ensaimada mallorquina!

Mallorca - ensaimada típica

Disfruta de las fiestas de invierno de Sant Antoni y San Sebastián en tu viaje a Mallorca

Las fiestas de enero de Sant Antoni y San Sebastíán son esenciales si viajas a Mallorca en invierno. Como la mayor parte de España, cada pueblo de Mallorca, por pequeño que sea, tiene sus propias fiestas y tradiciones locales durante todo el año. ¡No te las pierdas!

Dos de los mejores de ellos se celebran en toda la isla en enero de cada año. A diferencia de las fiestas de verano que son acosadas por los turistas, las invernales son una verdadera oportunidad para compartir con los lugareños y relajarse. 

Sant Antoni es el patrón de los animales de granja. Su fiesta se celebra alrededor del 17 de enero de cada año. Al día siguiente, o el próximo fin de semana según el año, San Sebastián se celebra con fuego. Se encienden hogueras en las calles y plazas y se erigen torradas, o barbacoas públicas abiertas.

¿Aún tienes dudas sobre viajar a Mallorca en Invierno? Revisa las ofertas en nuestras reservas Ocio Hoteles y empieza a planificar. ¡No te lo quieres perder!

Guía de viaje a Mallorca en invierno

Pin It on Pinterest